CONFEDERALISMO DEMOCRÁTICO

Assad y sus acreedores.

El presidente ruso Vladimir Putin se reúne con el presidente sirio Bashar al-Assad en el complejo turístico del Mar Negro de Sochi, Rusia, el 17 de mayo de 2018 – Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin via REUTERS

La cumbre de la semana pasada en Varsovia, Polonia, “para promover un futuro de paz y seguridad en Oriente Medio” dejó más claras y complicadas las divisiones entre Estados Unidos y Europa sobre Irán, como escribe Laura Rozen. Si el objetivo de la cumbre era acercar a Estados Unidos y sus aliados a Irán, la reunión fue, en el mejor de los casos, un fracaso. Si se tratara de regañar a Europa para que pusiera de relieve, desde la perspectiva de los Estados Unidos, cómo sus aliados están flaqueando en sus compromisos, como señaló el Vicepresidente Mike Pence en su discurso en la cumbre, entonces la misión está cumplida. Tal vez.

Desafortunadamente, puede haberse dado una oportunidad perdida en Varsovia para aprovechar la tendencia a reducir la presencia y el papel de Irán en Siria, uno de los principales objetivos de Washington. Pero primero requiere algo de historia y contexto.

Cuando Hafez al-Assad era presidente de Siria, tenía el don de mantener a raya a los acreedores. Consiguió lo que necesitaba de Moscú y Teherán -armas, profundidad estratégica, acuerdos comerciales-, pero él era el que controlaba los hilos. Assad tenía el tacto de mantener a distancia los poderes potencialmente entrometidos. En tiempos del viejo, era una calle de doble sentido. Cuando tratabas con Assad y Siria, estabas en el territorio de Assad. Los ex secretarios de Estado estadounidenses Henry Kissinger y James Baker salieron de sus difíciles compromisos con Assad con cauteloso respeto por su formidable y a menudo enloquecedor estilo de negociación.

Pero las cosas han cambiado, o eso parece. Bajo la dirección del hijo de Hafez, Bashar al-Assad, que llegó a la presidencia tras la muerte de su padre en 2000, los acreedores se han apoderado de los bienes. Desde el levantamiento sirio de 2011, y especialmente desde 2015, cuando Assad tuvo que llamar a las caballerías rusa e iraní, el equilibrio se ha desvanecido en sus relaciones con Teherán y Moscú. Assad les debe demasiado, y ahora tienen la llave, o eso parece, del botín sirio. Con los tres países sometidos a sanciones, no queda mucho por hacer en cuanto a las perspectivas de corrupción y los acuerdos fantasmas de decenas, si no cientos de millones de dólares, todo ello a expensas del pueblo sirio, sobre todo si los Estados Unidos, las Naciones Unidas y la Unión Europea se mantienen al margen durante la era posterior al conflicto y la reconstrucción.

Cuando Bashar al-Assad trata estos días con sus interlocutores iraníes y rusos, sabe a quiénes les gustaría ver en su silla. Ambos países tienen sus candidatos, y saben que él sabe quiénes son. Sin embargo, como Rusia e Irán han ayudado a Assad a restablecer el control de la mayor parte de Siria, ahora espera fortalecer su mano y recuperar algo de espacio para sí mismo, pero esto es una lucha dura.

Y en ese sentido, el primer punto del orden del día es aflojar el creciente estrangulamiento de Siria a manos de Irán. Vale que Rusia siga son sus bases y lazos militares; Assad puede vivir con eso. Pero Irán, por su naturaleza, busca más. Y se está formando toda una constelación en torno al deseo de una presencia iraní reducida. Estados Unidos, Rusia, Israel, los Estados del Golfo y Assad quieren que Irán dé un paso atrás, todo ello por diferentes razones y bajo diferentes condiciones. Incluso el Secretario General de Hezbolá, Hassan Nasrallah, podría querer traer sus fuerzas de vuelta pronto al Líbano si Teherán da la orden.

El pueblo iraní se muestra, en el mejor de los casos, dudoso en cuanto a una presencia a largo plazo en Siria. Mientras que “la economía iraní ha experimentado cambios estructurales desde el punto de vista académico, sus deficiencias fundamentales han prevalecido a pesar de las ambiciones de modernización”, escribe Bijan Khajehpour. Las sanciones de EE.UU. se están cobrando un peaje. Los iraníes pueden estar más preocupados por el empleo y el precio y la escasez de alimentos y bienes de consumo básicos que por la defensa de los santuarios sagrados en Siria, una justificación popular clave para la intervención de Irán, como explica Mahsa Rouhi.

Mientras los líderes estadounidenses daban una conferencia a sus homólogos europeos en Varsovia, el presidente ruso Vladimir Putin suavizaba las diferencias con sus homólogos iraníes y turcos en Sochi en la última reunión del grupo de Astana, que sigue siendo el centro de gravedad de la diplomacia en Siria. “La cumbre de Sochi reiteró la tendencia principal dentro del trío de Astana”, escribe Maxim Suchkov, “que la reunión anterior en Teherán puso de manifiesto: Los desacuerdos dentro del trío de Astana persisten, pero los tres Estados siguen valorando su marco, que, a falta de una alternativa mejor, ayuda a Moscú, Teherán y Ankara a promover sus propias agendas y a coordinar esfuerzos para hacer avanzar el curso de la acción en Siria”.

En cuanto al papel de Siria y de Irán en ese país, los Estados Unidos deben estudiar la manera de incluir a Moscú en la conversación. Como escribimos en julio de 2018, Putin “no es alguien que trabaje gratis. Si cree que está ayudando a Trump a lograr una salida responsable de Siria al tiempo que garantiza la seguridad de Israel, esto es algo importante, y el presidente ruso también necesita una victoria en la consecución del acuerdo. Para Putin, eso significa el alivio de al menos algunas de las sanciones de EE.UU. a Rusia”.

No hay ilusiones aquí sobre el contexto político de la diplomacia estadounidense y las sanciones contra Rusia. Lo único que decimos es lo obvio: tiene que haber algo que dar para que los rusos lo consigan. Si Washington tiene un pez más grande que pescar con Rusia, como en Ucrania, que hace que el alivio de las sanciones sea imposible, que así sea. Pensábamos que las sanciones eran un medio para alcanzar un fin, no un fin en sí mismas. Con respecto a Siria, los Estados Unidos simplemente no pueden evitar tratar con Rusia si quieren reducir la huella de Irán. De lo contrario, la relación entre Rusia e Irán, que nunca ha sido tan fuerte, seguirá creciendo, como escribimos aquí en agosto de 2018.

Con respecto a Irán, la idea es que Irán no va a “dejar” Siria. Como señala Nasser Hadian, la presencia de Irán en Siria “tiene como objetivo establecer una disuasión efectiva y se justifica en principio como defensiva y reactiva por naturaleza. En esta ecuación, el establecimiento de una efectiva disuasión blanda y dura por parte de Irán requiere una infraestructura blanda y dura”. Para los revolucionarios iraníes, continúa Hadian, la “presencia de Irán en su centro es la esencia del poder iraní, que inherentemente se expresa hacia afuera”.

Pero aquí también podrían estar al menos los comienzos de una estrategia, incluso si los Estados Unidos no están dispuestos a abandonar las sanciones. La UE puede ser el policía bueno para el policía malo de Washington al tratar tanto con Rusia como con Irán. Hay indicios de que algunos de los líderes de Irán podrían estar dispuestos a hablar de una presencia reducida en Siria. Pueden afirmar que han ganado la guerra manteniendo a Assad en el poder y están volviendo a comprometerse con los asuntos domésticos y económicos. Pero necesitarían una zanahoria económica para complementar las numerosas sanciones, tal vez en torno al sistema de trueque INSTEX establecido por el Reino Unido, Francia y Alemania para las transacciones financieras con Irán. Un primer paso debería ser la retirada de Hezbolá de Siria. Si una combinación de diplomacia, incentivos económicos y presión no puede sacar a Hezbolá de Siria, entonces es probable que haya poco movimiento en las fuerzas de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Otra opción es animar a otros países árabes, encabezados por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, a crear un contrapeso económico y político a Irán en Siria, como está ocurriendo en Irak, con el apoyo de Estados Unidos. Pero también en este caso las sanciones contra Siria pueden ser un obstáculo. El mes pasado escribimos que “mientras los Estados del Golfo reconsideran sus relaciones con Damasco y el regreso de Siria a la Liga Árabe, y mientras Estados Unidos mira a Arabia Saudita y al Golfo para financiar la reconstrucción siria, surgirá una pregunta sobre las sanciones estadounidenses y multilaterales. La próxima semana, el Senado de los Estados Unidos estudiará una legislación de sanciones bipartidistas contra Siria. Sin embargo, más sanciones podrían limitar los esfuerzos regionales e internacionales para apoyar la transición siria y la reconstrucción del país, incluidas las iniciativas de las Naciones Unidas y el Banco Mundial. Al igual que con Irán, Estados Unidos podría verse atrapado, buscando excepciones a sus propias políticas de sanciones para permitir que sus aliados financien la reconstrucción”.

Si Rusia y Europa son incapaces de convencer a Irán de dar un paso atrás en Siria y los Estados árabes están bloqueados en el apoyo a la reconstrucción siria, como ha pedido el presidente estadounidense Donald Trump, entonces Assad no tendrá más remedio que recurrir a sus acreedores. De este modo, Irán y Rusia aumentarán aún más sus activos en Siria y asegurarán su participación en el botín de la reconstrucción, lo que supondrá una carga más para el pueblo sirio.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.