Comunicado del movimiento de liberación de Kurdistan en Rohilat: Boicot a las elecciones de Irán

La Sociedad Libre y Democráica de Kurdistán Este (KODAR), el Partido de la Vida Libre (PJAK), la Sociedad de Mujeres Libres de Kurdistán Este (KJAR) y la Sociedad de la Juventud del Kurdistán Este (KCR), realizaron una rueda de prensa sobre las próximas elecciones presidenciales que se celebrarán en Irán.

La declaración conjunta realizada en nombre de estas organizaciones fue leída por el Co-Presidente de KODAR, Fuad Beritani,j quién subrayó que los candidatos conservadores y reformistas han vuelto a hacer oídos sordos a las demandas de la sociedad y solo buscan perpetuarse en el poder.

La declaración es la siguiente:

“Se han llevado a cabo varios debates electorales en Irán  con motivo de las elecciones presidenciales, en tanto que Irán, la región de Oriente Medio y el mundo se encuentran en un período muy crítico. Las elecciones y sus resultados podrían resultar en un cambio importante en Irán y en las relaciones internacionales el país. También podrían suponer un mayor efecto en las dinámicas internas y en los círculos sociales.

Siguiendo con las declaraciones que realizamos el 31 de Marzo, en las que pusimos énfasis sobre la importancia de la democratización de Irán y de la región, nosotras anunciamos una hoja de ruta el 23 de Abril, dando luz a una nueva perspectiva para la resolución de los conflictos y problemas de Irán. En otra declaración del 6 de Mayo explicamos nuestra perspectivas para una solución en línea con las demandas de las dinámicas internas de los círculos sociales, a través de las cuales  esperábamos que tanto las demandas como los valores de los pueblos fueran respetados.

Sin embargo, vemos que ni durante los debates electorales ni durante la propaganda de los candidatos a la presidencia, se hace mención sobre proyectos que respondan a las necesidades y expectativas de la sociedad. Ambos lados están pivotando alrededor de sí mismos. El discurso populista de los candidatos conservadores tiene ya una larga trayectoria y alcanzó su punto álgido con la elección del presidente Mahmud Ahmadinejad en 2005. Por otro lado, el hecho de que la línea reformista no respete ninguna demanda social, se vio claramente durante los comicios presidencialistas de 2013. No han escuchado la demanda de la sociedad para gobernarse a sí mismos, a tener voz y a alcanzar un nuevo o futuro.

Mediante las tácticas populistas, la creación de mítines de masas y el intercambio de acusaciones se ha pretendido distraer a la sociedad en varias direcciones y hacer que la gente no discuta sobre sus propios problemas. El mayor problema es la constitución iraní basada en el centralismo, reuniendo a todas las autoridades en una sola mano y no permite que los pueblos se autogobiernen. La obstaculización a la participación de la mujer en los mecanismos de toma de decisiones revela el hecho de que han sido apartadas de la sociedad, por lo que su realidad es ignorada. Esto ya en sí mismo es suficiente para ver el tipo de respeto que muestran por el pueblo, por la democracia y por la paz social. Este sistema enfoca su esfuerzo en obstaculizar a las mujeres, que constituyen la mitad de la sociedad, y controlan su vida en términos de vestimenta, en términos biológicos y en términos políticos.

Este sistema reúne en una mano a todas las autoridades -sociales, políticas, económicas, culturales y de cualquier tipo y no acepta crítica alguna, tratando de disciplinar a la sociedad a través de la implementación de tácticas económicas que no buscan otra cosa que la distracción, para que la sociedad renuncie a todos sus derechos, y solo piense en su renta económica. Lo demuestran también por el control y el apego a la seguridad militar e informativa teniendo como objetivo mantener a la sociedad bajo un control constante en un sistema que podríamos definir como “tiranía moderna”.

El objetivo es parecer democrático de puertas para afuera. Esto convierte a las elecciones iraníes en un juego complicado, cuyo papel principal está protagonizado por el gobierno y una “falsa” oposición. En este punto no debemos permitir que las elecciones municipales sean eclipsadas por las elecciones presidenciales. La República Islámica de Irán tiene la intención de atraer todo el interés de la sociedad hacia las elecciones presidenciales y hacer de las municipales un debate sin importancia, que carezcan de valor para la sociedad. En Irán grandes territorios en los que viven pueblos de diferentes etnias, no persas, y en dichos territorios solo los persas hacen su aparición y son candidatos a ser elegidos, lo cual prepara el camino para la toma del poder por unas personas que ignoran las demandas y la idiosincrasia de la sociedades de estos pueblos. Cada una de estas personas se constituye en tiranos del régimen iraní. El gobierno, las lagunas en las leyes iraníes y las instituciones formadas ilegalmente nunca permitirán el desarrollo de instituciones locales. Es un derecho de los pueblos tener representantes legítimos y honestos gobernando en las instituciones locales.

Los representantes políticos que se encuentran a la cabeza del sistema político iraní están jugando sucio manipulando la memoria histórica y política de la sociedad, pretendiendo ser la oposición. Debemos condenar los sucios negocios llevados a cabo por conservadores y reformistas sobre la sociedad. En esta situación nosotros como KODAR, PJAK, KJAR y KCR condenamos y llamamos al boicot a la participación en las elecciones presidenciales iraníes, como un deber histórico”.

Anuncios