Analisisis de los ataques de Turquia contra Rojava y Sinjar

A continuación, la traducción de un artículo escrito por el periodista turco Fehim Taştekin para Gazete Duvar. En su artículo, Taştekin analiza los recientes ataques de Turquía contra las YPG en Siria e Irak desde la perspectiva de la política interna de Turquía y las políticas del AKP hacia el PKK y las YPG.

26sinjar-master768
Turquía finalmente ha golpeado contra esos elementos “enemigos” en Sinjar y Rojava a los que ha estado amenazando durante tanto tiempo. Y, por supuesto, cuando alguien o algo se convierte en un “enemigo”, todo lo demás se torna en detalles sin importancia sumergidos bajo una ola de fervor nacionalista.

Todo lo que es filmado desde un dron a unos pocos metros de altura o bombardeado por un F-16 es, simplemente, un ‘objetivo’. Apunta, ataca y destruye. Esto es de lo que se trata el ejército. Los militares no ponen mucho interés en las conexiones sociales, políticas, históricas o geográficas de tales objetivos. Sin embargo, cuando la política se define por los parámetros militares, estamos rodeados o bien ​​por una ignorancia terrorífica o por un gran engaño.

Sea cual sea nuestra ideología, primero tenemos que ver las realidades sobre el terreno. Sólo entonces podemos definir nuestra posición según nuestro propio parecer o punto de vista.

El movimiento kurdo construido alrededor del PKK -de quien la dirección del AKP había dicho abiertamente que estaba “terminado”- tiene por la concentración coercitiva de poder dentro del país y por la contribución incalculable de las políticas intervencionistas extranjeras a nivel internacional, ha adquirido recientemente una extraordinaria dimensión de profundidad geográfica y política. Durante años nos hemos despertado con noticias diseñadas para fortalecer las políticas de seguridad del estado, sobre cómo el PKK fue bombardeado en alguna operación transfronteriza en las montañas de Kandil, Hakur, Zap, Avashin, Metina, Haftanin y Gare, donde la organización siguió sobreviviendo a duras penas. “Fueron destruidos en sus cuevas” era siempre el titular. De hecho, después del ataque del 25 de abril contra la región de población yezidi de Sinjar y Karacok en el norte de Siria, también aparecieron titulares similares.

Sin embargo, la realidad era algo muy diferente a los titulares. El movimiento kurdo, reconociendo a Öcalan como su líder, ha llegado junto con sus aliados a controlar casi un tercio de Siria. Este movimiento también tiene una influencia multidimensional en Irak, en una región que va de Sinjar a Kirkuk. Permítanme señalar lo siguiente: Mientras que a nivel nacional se ha aplazado una solución pacífica a la cuestión kurda, los grupos organizados por el PKK han ganado una mayor maniobrabilidad tanto en el campo regional como internacional. Y, como resultado, los kurdos sirios se han convertido repentinamente en aliados de los Estados Unidos, el aliado más importante de Turquía en la OTAN. Y en todo esto, la flagrante ignorancia del liderazgo del AKP, junto con sus políticas aventureras e incompetentes, son en gran parte culpables.

Hasta cierto punto, han dirigido a los diversos grupos que habían reunido para derrocar al gobierno sirio contra Rojava en un intento por revertir los avances kurdos. Cuando las YPG organizaron una línea defensiva contra grupos como ISIS, el Frente Nusra y Ahrar al-Sham, recibieron apoyo no sólo de los kurdos sino de otros pueblos de la región. La batalla contra ISIS entre 2014 y hoy ha generado una legitimidad para los actores en Rojava que han trascendido sus propias fronteras. IIshow Gowriye, el Presidente del Partido de Unión Siríaca -uno de los actores del proyecto de autonomía de Rojava, me hizo un simple comentario:

“Cuando el resto de Siria se convirtió en un verdadero infierno, las YPG y el Asayish proporcionaron aquí seguridad y estabilidad. Todas las personas que viven aquí conocen su valor … nuestros pueblos ven [la intervención de Turquía y sus agentes] como una ocupación de nuestras tierras, una violación de nuestros derechos y como un movimiento colonialista”.

(Por supuesto, debemos señalar los efectos producidos por la intervención estadounidense en la lucha contra ISIS y la cuestión de adónde exactamente llevará esto a los kurdos).

***
Con políticas que se han dirigido contra las ganancias de los kurdos y beneficiado a grupos como ISIS en los últimos 5 años, Turquía no ha podido oponerse a la creciente asociación entre kurdos y árabes (e incluso turcomanos), al igual que ha sido incapaz de soslayar a las YPG. ¿Así que quiere argumentar que la operación Escudo del Eufrates impidió la formación de un “corredor kurdo”? ¿No es esto un éxito? Sí, con la retirada de ISIS, varios grupos apoyados por las fuerzas armadas turcas se colocaron a lo largo de la línea de El Bab-Jarabulus y se impidió la noción exagerada y engañosa de un “corredor kurdo”. Sin embargo, el dejar aparte esos lugares poblados principalmente por kurdos, no ha producido cambios en el status de regiones como Manvic y Tel Refat, que los kurdos controlan junto con sus aliados locales. Sin embargo, se suponía que cada uno de estos lugares debía entregarse al Ejército Libre Sirio (FSA, Free Syrian Army). Al final, Turquía se ha visto obligada a decir que la “Operación Escudo del Éufrates ha sido completada con éxito”. Sin embargo, el juego ciertamente no ha terminado. Por ejemplo, los ataques a Efrin, que se encuentra territorialmente desconectado de los otros cantones, están aumentando. Una vez más, las fuerzas armadas turcas están elaborando planes para atacar a través de Til Abyad y Serekaniye (Ras al Ayn), rompiendo así la conexión entre los cantones de Kobane y Cizire.

Justo antes de los ataques contra Sinjar y Karachok había un guión por el que hacían sus rondas los medios de comunicación progubernamentales. Según este guión, el ejército turco entraría en Til Abyad, despejaría el área de las milicias de las YPG y la entregaría a elementos del FSA y entonces se permitiría a las “personas desplazadas” reasentarse en la ciudad. No estoy seguro de a quién corresponde la elaboración de estos guiones, pero de hecho contienen una gran cantidad de información errónea y serios esfuerzos de manipulación. Después de que ISIS fuera expulsado, en Til Abyad se formó un gobierno común entre árabes, kurdos y turcomanos. Los que dejaron sus hogares durante los combates ya han regresado. Y si algunos no han vuelto, incluso si son sólo unos pocos, tenga cuidado y mire de cerca, ¡a ver si la razón no fueran sus conexiones con ISIS!

Por otra parte, no es que Til Abyad sea un lugar donde los árabes simplemente vayan a celebrar una intervención turca. Tradicionalmente, los árabes son muy favorables al régimen sirio. La estrategia de defensa mutua y asociación común que se está intentando en Rojava también ha facilitado su alianza con los kurdos. Mientras no haya ninguna desviación de esta política, su asociación con los kurdos continuará.
Olvídese de las noticias que informan de que decenas de representantes tribales se han reunido en Urfa y han formado una fuerza alternativa bajo el nombre de “Ejército de Liberación Éufrates-Cezire”. La creación de tales ejércitos bajo la dirección de Turquía ha sido anunciada muchas veces en el pasado, ¡pero nadie ha visto a miles de soldados avanzando por el Éufrates! Por otra parte, muchas tribus en un área desde Haseke a Shedadi y Raqqa, que Turquía junto con sus socios del Golfo intentaron organizar contra el régimen sirio, han aportado combatientes a las Fuerzas Democráticas Sirias. Es difícil suponer que esta movilización pueda ser revertida y que los kurdos puedan quedar excluidos, teniendo en cuenta las pruebas existentes.

***
Dado que ni la intervención directa ni la intervención mediante delegados han tenido ningún resultado, la voluntad política de Ankara también debería reflejar esto. Entonces, ¿por qué esta insistencia? ¿Qué es lo que se desea con tales operaciones?
En primer lugar, hay que subrayar lo siguiente: cuando se trata de la cuestión de que los kurdos obtengan algún tipo de reconocimiento oficial, el Estado, el gobierno y una parte importante de la oposición turca, se encuentran en la misma página en términos de su “síndrome separatista”. Este nivel de sentimiento hace posible la incuestionable perpetuación de la opresión hacia los kurdos. Desde esta perspectiva, hay que considerar las operaciones contra Rojava como una continuación de la política kurda general de Turquía.

Cuando se trata de la agenda de los acontecimientos actuales, Turquía ha considerado la asociación que los Estados Unidos han formado con los kurdos como un gran dilema. Con su Operación Escudo del Éufrates, el gobierno había esperado sacar a los kurdos de la ecuación y presionar Raqqa junto con los Estados Unidos, pero esto no ha sucedido. Lo más probable es que el objetivo principal de estos ataques contra Rojava sea destruir esta asociación. Viendo como una oportunidad que la política siria de Donald Trump no está todavía completamente formada, [el gobierno del AKP] se presenta a los Estados Unidos con la elección entre Turquía o el PKK. Los Estados Unidos se han defendido de esta presión con la fórmula de que las Fuerzas Democráticas Sirias y las YPG deben considerarse independientes del PKK.

Sin embargo, si los ataques continúan, las YPG pueden verse forzadas a lanzar sus fuerzas situadas junto a Raqqa hacia el norte. O los kurdos podrían incluso retirarse de la operación de Raqqa creyendo totalmente que su asociación con los Estados Unidos no los protegerá. Éste es el resultado que Turquía quiere. Según mis fuentes en las YPG, los kurdos apoyan mantenerse en la operación de Raqqa, siempre y cuando la situación en el norte no se vuelva demasiado grave.

Según este supuesto, si la operación Raqqa se debilita, los Estados Unidos podrían reconsiderar su asociación con los kurdos y aceptar la alternativa presentada por Turquía. Por lo tanto, no es una coincidencia que el presidente Tayyip Erdoğan emprendiera esta ofensiva antes de su visita a Washington. El estribillo de que “esto es sólo el principio” muestra todos los signos de que se trata de una muestra de determinación y un intento de influir en Trump. Como he recalcado una y otra vez antes en mis informes, los Estados Unidos no tienen demasiadas opciones en Siria. Cualquier sacrificio de los kurdos dependería de una alternativa seria. Por esta razón Trump, con su mentalidad de empresario, se ve obligado a cargar en el mismo carruaje tanto a Turquía como a las fuerzas de Rojava.

***
Aparte del factor estadounidense, los elementos locales también son importantes para que la intervención de Turquía tenga algún resultado. En primer lugar, en Rojava no se trata simplemente de una organización, sino de una amplia estructura autónoma con elementos militares, sociales, políticos, culturales y económicos. La fuerza que esta estructura desarrolla descansa en dimensiones diferentes. En segundo lugar, no sólo los kurdos son actores en esta estructura. En consecuencia, cualquier enemistad que se cree tendrá reflejo en diferentes segmentos y facciones sociales. En tercer lugar, a diferencia de Turquía, el régimen sirio no considera a las YPG como una organización terrorista. La prioridad de Damasco no es la guerra, sino la negociación. Muchos grupos diferentes en Siria e Irak consideran las intervenciones de Turquía como intentos de darle a ISIS cierto respiro. Que Ankara diga lo contrario no borra su trayectoria de 6 años de apoyo a los yihadistas. De hecho, el bombardeo de Turquía contra Sinjar después de la tragedia de 2014, que una vez más expuso a los yezidis al genocidio, no importa quién fuera el objetivo, coloca a Turquía en la misma categoría que ISIS para la gente de la región.

Estas realidades muestran que, dejando a un lado cualquier resultado que una intervención militar pueda lograr, sólo servirá para producir toda una nueva dimensión de enemigos.

Fuente: The Rojava Report

Traducido por Rojava Azadî

Material para ampliar:

Entrevista con Egid Kelar, uno de los comandantes de la HPG en Shengal https://anfspanish.com/kurdistan/la-presencia-del-pkk-en-shengal-es-garantia-para-el-pueblo-Ezidi-176

https://anfspanish.com/noticias/jets-turcos-atacan-con-bombas-la-region-de-qandil-177

https://anfspanish.com/kurdistan/ybS-yjS-repelen-el-ataque-de-isis-en-una-aldea-de-shengal-175

Anuncios